Ir al contenido principal

Entradas

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…
Entradas recientes

NO LLORES... QUE ME ROMPES

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

TANGO DEL DESAMOR

TANGO DEL DESAMOR
Ya no te cruzas de acera, ya no te doy compasión y no me miras siquiera, tú no tienes corazón. ¡Ay!, me dejaste malvado y del brazo de otra vas; ya de mí te has olvidado tu amor bien muerto que está.
Tardé yo en recomponerme viviendo en tu atardecer si viene la luna a verme que me haga resplandecer y si cuajara la yema del rosal de mi jardín el fruto de tu dilema yo lo regaré por ti.
De mi jardín yo te di las flores que me pedías todas eran para ti y aunque mucho me dolía te regalé con mi aliento mis alas de mariposa y como un gusano hambriento me devoraste la rosa.
Ya no te cruzas de acera, ya no te doy compasión y no me miras siquiera, tú no tienes corazón.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

EL VIAJE SUBMARINO

Dices palabras extrañas
sobre el fin de nuestra vida
sobre dioses y montañas,
me tienes tan aburrida,
¡dices palabras extrañas!

Tu sonrisa me devora
mis peces de plata y oro
y aparece tu aureola
negra noche sin decoro
matando a mi caracola.

A mi amor lo desarbolas
su alegría de vivir,
me estrellas contra las olas
mi cariño y frenesí
matando a mi caracola.

Dolores de imagen negra
con vértigo y sudor frío,
que por tu imagen tan negra
me entró a mí tal desvarío
que como crece me menguas.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

TELITA CON LA MARAÑA

Tú que naciste de la soledad con el don de interpretar tu mundo, abandonas la cáscara insensible y te lanzas a él, sin alas, en la plena naturaleza de tu origen, recuerdas una acción detenida que ahora fluye por tu boca y mascas su esencia para vomitar el eterno hilo de Ariazna, como si fuese tan fácil darle seda y fuerza al carrete… ¿Quién te dijo que para sobrevivir necesitas una red? ¿Quién te dibujó el boceto del que no puedes apartarte? ¿Y qué te mueve a no estarte quieta? Así que pasen los siglos nos atrapa la misma maraña.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

MÍRATE AHÍ

MÍRATE AHÍ. Y creciste por encima de la avena loca,
la espiga te abrazaba en su baile de verano,
se agostaron todas y tú perdiste tu aroma,
cambiaste un verdoso cuerpo de ligera seda
de lunares cuajados con un blanco aromático
a cambio de unas vástigas de sequedad hueca,
hojas de quebradiza leña que solo adornan
donde arranca tu mustia encapullada cabeza,
tu cabeza, es una jaula mansa así cerrada,
y temible si el aire forzándote la abriera,
perderás tu esencia y revolarás con mil garras
de curvaturas que prenderán por estar secas,
será tu esqueleto solo un viejo jaramago
que rueda solitario su baile en cualquier era.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA DECADENCIA DEBE SER...

¿Acaso es mejor una vida insulsa, desocupada, que ver el mundo desde las mejores vistas aunque solo se toque una vez y con la punta de los dedos? La decadencia debe ser un estado de soledad alegre y besos esculpidos detrás de la vitrina en el amanecer de nuevos ídolos, ¡me alejo de ese malvivir!, y contemplo —porque no es mi hora—.
Por ahora, vivo la vida, divirtiéndome lo que puedo y lucho contra la tragedia del aburrimiento diario en la fiesta de mi soledad, austera y usual, propia de cumplir años mirando al escaparate de esta subsistencia de vida para la que llevo las galas apropiadas y el ritmo en las caderas con la sensibilidad de mis pasos, ¡ay, si me llegara en cualquier momento el mejor regalo!, pero mientras tanto,
fumando espero la belleza de la muerte.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥